Los chakras en la medicina tibetana

Los médicos occidentales rara vez reflexionamos sobre el tema de la energía en el cuerpo humano. Necesitamos energía para mantener la temperatura interior estable en nuestro cuerpo, para la contracción muscular, para la digestión… En  nuestro torrente circulatorio hay un derroche de energía hidraúlica, y nuestro sistema nervioso, incluido nuestro cerebro, funciona gracias a  la  generación y transmisión de energía  electrica.  Nuestro organismo es una compleja máquina energética.

En la tradición oriental  la visión del organismo como ser en el que se acumulan y fluyen energías , contrasta con la visión de la tradición occidental  en la que el estudio del organismo se centra , desde Hipócrates y Galeno, en el estudio de la anatomía y de la fisiología.

Los viajeros que acudían a Oriente en el siglo XVIII , y contemplaban sus concepciones energéticas  del cuerpo humano  desdela perspectiva de  los cánones occidentales,  las calificaban de fantasías y patrañas. Calificación que, al menos en el caso de la medicina tradicional china, ha persistido hasta hace pocos años.

Los canales energéticos utilizados en la medicina tradicional  china como base para definir los puntos de la acupuntura  son hoy contemplados por los médicos occidentales de forma distinta, y esto ha sido posible porque la aplicación de las técnicas científicas de investigación clínica occidentales a la acupuntura ha demostrado claramente el beneficio de esta técnica milenaria  en el tratamiento de muchos problemas médicos algunos de los cuales  no tienen una clara solución dentro del conocimiento médico occidental  actual. Hoy es posible leer magníficos trabajos  sobre la eficacia de la acupuntura china en ciertas enfermedades en algunas de las mejores revistas de medicina occidentales como el New England Journal of Medicine o los Annals of Internal Medicine. Aunque con una postura básicamente escéptica, los médicos occidentales miran ahora de forma muy distinta a la acupuntura y a las doctrinas que la explican  a como lo hacían hace escasamente diez años.

El tema de los flujos energéticos en el organismo es parte muy importante también de la concepción  del cuerpo humano de la medicina tibetana  y de las técnicas tántricas de autosanación transmitidas por el Lama Gangchen.  A través del sistema circulatorio, nervioso, linfático , venoso, fluye la energía burda de nuestro cuerpo tal y como la conocemos en Occidente .  Pero existe otro tipo de energía , la energía sutil ,  que circula por unos canales energéticos distintos , que en  cierto modo son semejantes a los canales de la acupuntura en la medicina tradicional china.

Los tibetanos centran su atención en cinco centros energéticos de distribución  de energía sutil, dentro del cuerpo humano  a los que denominan chakras, ruedas en sanscrito.  Estos centros están localizados a nivel de la coronilla, la garganta, el corazón, el ombligo y el área genital ( chankra secreto).  De cada una de estas ruedas o chakras salen distintos canales energéticos que se van ramificando  hasta  llegar a un número de 72.000.  Los chakras están conectados por un canal central. Paralelos al canal central  corren dos canales laterales, uno derecho y otro izquierdo, los canales derecho e izquierdo se enrollan alrededor del canal central  a la altura de los Chakras, y pueden comprometer el flujo de energía por este canal.  La energía que circula por este sistema energético es, como hemos dicho ,  la energía  sutil,  la relacionada con nuestra mente y nuestra consciencia . La energía del canal derecho es masculina y depende del sol. La del canal izquierdo es femenina y depende de la luna.

Las técnicas tántricas de autosanación, tienen como base la visualización de los chakras  y sobre ellos se van añadiendo complejidades adicionales.  El fin último de estas técnicas es también  liberar los chakras y dejar que la energía sutil fluya a través de los mismos a todos los canales. Es fundamental también liberar el  canal central , que normalmente se encuentra oprimido por los dos canales laterales, para que fluya la energía sutil a través de él  para llegar a los Chakras.

En las figuras adjuntas provenientes de internet y  dibujadas en los años sesenta por un médico tibetano en Lasa, se resumen muy bien las teorías de los chakras y de los canales que hemos descrito.

Creo que la medicina tibetana está aún bastante lejos de las comprobaciones que se aplicaron en su día a las técnicas de acupuntura utilizando el método clínico científico occidental, pero mientras ocurre creo que debemos obligación de salvar todas estas técnicas milenarias , hasta  que un día pueda comprobarse científicamente su eficacia, como hace años se empezó a hacer con las técnicas chinas de acupuntura.

Chakras y canales energéticos (1)

Chakras y canales energéticos (2)

Esta entrada fue publicada en Budismo, Medicina y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los chakras en la medicina tibetana

  1. Jose Sarolli Salas dice:

    Cada día mas maravillado y sorprendido gratamente por los conocimientos de Oriente
    Es necesario salvar todos estos conocimientos del pasado para construir nuestro futuro
    La civilización Inca también desarrollo su propia medicina ,hicieron trepanaciones con éxito,como lo señalaba el Dr. Fernando Cabieses gran neurocirujano peruano.
    Hoy los conocimientos de los moradores de la selva peruana han aportado el uso de la Ayahuasca. La fitoterapia desarrollada en ese tiempo hasta hoy se usa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>