Recuerdo del Dr Juan Madinaveitia y Ortiz de Zárate en el Guadarrama

Entre los personajes que Julio Vías recupera en su “Memoria del Guadarrama”, D. Juan Madinaveitia y Ortiz de Zarate ocupa un pequeño lugar. Borrado de nuestra memoria histórica tras la guerra civil,  su semblanza fue recuperada en un libro de Daniel Zulaica editado a mediados de los años ochenta del siglo pasado, por la Diputación Foral de Guipúzcua.

Nacido en Oñate, Guipuzcoa,  Madinaveitia fue un célebre  médico del Hospital Provincial de Madrid. Era un hombre muy cercano a la Institución Libre de Enseñanza,  a cuyo Instituto Escuela en la Calle Martinez Campos regaló un frontón para que los niños  jugaran  a la pelota vasca.

Ateneista, anarquista teórico, ilustre maestro de medicina clínica, a su lado aprendieron las bases de una  clínica científica , muchos ilustres médicos que en conjunto forman una generación brillantísima   maldecida y apartada  tras la Guerra Civil. Nicolás de Achúcarro, precozmente fallecido, Gonzalo  Rodriguez Lafora, Luis Calandre, Miguel Gayarre, José  Miguel Sacristan , Juan Lopez Suarez o Luis Urrutia, por citar solo algunos, fueron discípulos de D Juan Madinaveitia. Gregorio Marañón, recibió también su formación más importante como clínico al lado de Madinaveitia.

D Juan, hombre bueno y desprendido, pasaba los veranos junto al mar en una casa que construyó a las afueras de San Sebastián, donde tenía un pequeño balandro,  y era también un gran aficionado a la montaña. Zulaica le describe paseando totalmente desnudo por los montes de El Pardo, con su sombrero, sus  botas y su bastón, tomando el sol , pues creía firmemente , con toda la razón, en los efectos saludables de los baños de sol.  También era un firme defensor de la alimentación equilibrada,  y en sus lecciones sobre las enfermedades del aparato digestivo  ataca tanto la absurda  y desmedida alimentación de las clases altas  como la totalmente monótona e insuficiente de los obreros de su tiempo.

D Juan y sus hijos  fueron probablemente los primeros españoles que esquiaron en el Guadarrama, y en el camino al alto del puerto de Navacerrada, en El Ventorrillo, en el término de Cercedilla, hizo construir  el Dr Madinaveitia una pequeña casa de piedra para que esquiaran sus hijos: Antonio, Carmen, Juan Manuel y José. En torno a ellos y otros amigos, surgió en 1903 el Club Alpino Español.

El 13 de enero de 1907 D Juan Madinaveitia sorprende a los socios del Ateneo de Madrid con una conferencia sobre “Su viaje a las regiones polares”, lo que muestra que D. Juan iba mucho más allá de las nieves del Guadarrama en sus excursiones.

D Juan Madinaveitia, como tantos otros personajes de aquella época cercanos a la Institución y a la Junta para Ampliación de Estudios, era agnóstico, patriota,  excéptico, científico , laicista y  europeista;  pero al mismo tiempo y  en el buen sentido de la palabra, bueno.  Con su tez morena, su  larga barba blanca benedictina y su boina vasca calada hasta las cejas debía ser  visto por sus compatriotas carpetovetónicos y sus sabiondos y apostados  colegas médicos  de entonces, muy probablemente  como un incomprendido extraterrestre.

Otra especie de singular  extraterrestre de aquellos tiempos , D Juan Negrín, escribió su epitafio en “La Vanguardia” en plena Guerra Civil. “Se ha perdido” decía Negrín  de Madinaveitia, ” un  Hombre: una especie rara”.

No se daba cuenta D.Juan Negrín  entonces,  de que quizás  tanto él  como D Juan Madinaveitia  no fueran miembros de una especie rara de hombres, sino de incomprendidos marcianos perdidos en la España de entonces. Pienso que tampoco hubiera sido muy distinto si les hubiera tocado vivir en esta misma  España de ahora.

Los que hoy nos reconocemos también un poco marcianos nos gusta encontrar a estos grandes y magníficos ejemplares de nuestra especie, si bien en un tiempo ya tan distante, porque aún hoy  nos ayudan a comprender de donde venimos y lo que somos.

27 de febrero 2011

D Juan Madinaveitia y su hijo Antonio en las cumbres del Guadarrama

 

Retrato de D Juan Madinaveitia

Esta entrada fue publicada en Guadarrama, Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Recuerdo del Dr Juan Madinaveitia y Ortiz de Zárate en el Guadarrama

  1. Francisco Javier Fernandez Madinaveitia dice:

    Mi tatarabuelo.
    Es refrescante saber que el ser escépticos puede que sea hereditario y que el no aceptar de buena fe lo que se dice está en la sangre…….
    Pero aún así, habemos los que seguimos jugando frontón, las montañas (aunque en otra parte del mundo) y disfrutando del sol…. pero no desnudos!
    Gracias, fue divertido e interesante unir esto a las leyendas familiares.

  2. Santiago Giménez Roldán dice:

    Juan Madinaveitia colaboró con Luis Simarro en su laboratorio casero de neurohistología, en el elegante domicilio de este último de la calle del General Oráa (la famosa pintura de Sorolla, aunque no estoy seguro si se le reconoce en esta). Recuerdo personalmente una placa en el antiguo Hospital Provincial de Madrid que decía “Aquí enseñó Patología del Aparato Digestivo don Juan Madinaveitia”. No es este país proclive a guardar estas cosas; ni idea a dónde pudo ir a parar. En el magnífico libro de Vitoria sobre Nicolás Achúcarro pueden encontrarse algunas fotografías de Madinaveitia y más datos de este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>