El poder curativo de los mantras en la medicina tibetana

La curación a través de los mantras tiene un importante papel en la medicina tibetana. Al contrario de la medicina occidental, donde el uso de sortilegios y cánticos despareció con el inicio de la medicina hipocrática, en la medicina tibetana, antigua y en muchos aspectos chamánica, los  mantras  siguen siendo parte muy importante del arte de curar.

La palabra mantra, al parecer, deriva del sánscrito y está compuesta de dos voces: “man” que significaría pensar y “tra” que derivaría de “trai”que significaría liberar a uno del mundo físico. El poder del mantra estaría en los sonidos de sus sílabas y en el poder de inducir un cierto estado de trance, y en esto se asemejaría a las prácticas chamánicas, de inducir un cierto estado de conciencia.

El poder del mantra, radica en sus sonidos especiales que  son capaces de provocar una reacción en nosotros, física y mental,  como también lo hacen las palabras y la música. Muchos mantras son cantados, y  envuelven al que los oye en un ambiente musical ancestral.

Cuando he asistido con el Lama Gangchen a alguna iniciación o a alguna Puja, en la que los asistentes recitan una y otra vez un mantra siguiendo al Lama, el ambiente siempre me ha recordado al de  las oraciones católicas. La Pujas me recuerdan a los largos rosarios que nos hacían rezar los jesuitas todas las tardes al final de las clases, antes de irnos a casa, a mediados de los años sesenta. Al igual que los budistas, los católicos tienen sus rosarios con  filas de cuentas , con los que numeran las oraciones.

Quizás por esta remembranza de  los rosarios católicos de mi niñez, siempre he sentido un cierto rechazo a los mantras y a las pujas.

Pero en los últimos meses he empezado a replantearme este tema.

He empezado  a reflexionar  en algo más profundo a lo que se asocian,  tanto  los rosarios católicos como los mantras budistas, como es el significado y el poder de la oración.  La oración es un término peligroso,  degradado y manoseado, contemplado   siempre por la ciencia desde una respetable distancia y gran recelo, y  por mi parte, profundamente rechazado  por la   maldad  y el corazón ponzoñoso de muchos de los que decían rezar y que yo he conocido desde mi niñez.

El ver la  bondad y la compasión del Lama Gangchen, su situación de trance cuando recita los mantras,  el contemplar como su presencia se va difundiendo por las salas en las que lo recita , me han llevado a replantearme muchas cosas sobre el poder de  la oración, del ensalmo y de las plegarias.

Mi vida , he escuchado al Lama Gangchen, la última vez que le ví,  es solo rezar,  y la oración, dice,  no se entiende si no podemos ver  sus resultados sobre las personas y  sobre la paz. Una visión eminentemente  pragmática sobre el poder de la oración, que  puede y debe de ser investigada en profundidad.

El mantra del Buda de la Medicina.

12 febrero 2011

Esta entrada fue publicada en Budismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>