Las excursiones de los naturalistas a San Ildefonso en el Siglo XIX: (III) Laureano Perez Arcas (1824-1894)

Perez Arcas es el tercer componente de la saga de naturalistas españoles que iniciandose en Juan Mieg y Mariano de Paz Graells,  a principios del Siglo XIX llega hasta el inicio de la Guerra Civil de mano de Ignacio Bolivar y Urrutia, su más brillante discípulo.

Perez Arcas llega a Madrid muy joven para estudiar Derecho en la entonces Universidad Central, y empieza a frecuentar los ambientes naturalistas de Madrid, fundamentalmente el Museo de Historia Natural, en donde comienza a trabajar con Paz Graells en las colecciones del museo y en las excursiones alrededor de Madrid. Pronto se vuelve colaborador inseparable de Graells , que le nombre Profesor Ayudante de Zoología del Museo. Muy joven, con 22 años, gana de forma interina la Cátedra de Zoología de la Universidad de Madrid, que se le adjudica de forma permanente pocos años después tras terminar la licenciatura y el doctorado de Ciencias y finalizar también la carrera de Derecho, que nunca ejerció.

Pérez Arcas junto con su maestro Paz Graells se relaciona desde muy joven con Juan Mieg. Este les aprecia por su dedicación y entusiasmo, pero al mismo tiempo es muy crítico con algunas de sus posturas, como su afán de protagonismo intentando ligar siempre sus nombres a los nuevos insectos, incluso a aquellos que les envían otros naturalistas españoles. Mieg es quien les pone en contacto con León Dufour y con otros naturalistas europeos.

Escribió unos “Elementos de Zoología” que fue texto en las universidades españolas e hispanoamericanas.

Perez Arcas empezó a reunirse en su casa con otros naturalistas madrileños para discutir e intercambiar sus hallazgos y observaciones, y a partir de este núcleo inicial, se desarrolló la Sociedad Española de Historia Natural.

Leonardo Perez Arcas comparte con Paz Graells y con Mieg, su relación con gran número de naturalistas europeos, muchos de los cuales vendrán a España para enriquecer sus colecciones. Paz Graells y Perez Arcas les acompañarán a menudo en estas excursiones.

En las Actas de la Sociedad Española de Historia Natural se recogen los detalles de una excursión de Pérez Arcas a Navacerrada efectuada a finales de junio de 1877 y en la que le acompañan, entre otros, Bolívar.

El itinerario que siguen Pérez Arcas y sus discípulos, es muy similar al que describe Mariano de Paz Graells y al que después seguirán también Ignacio Bolívar y sus discípulos.

Salen de Madrid el 22 de junio a las ocho de la mañana y llegan a Villalba a las diez. En Villalba se dividen en dos grupos: uno de cinco personas que sube andando hasta el puerto de Navacerrada y otro de tres que lo hacen en diligencia. Pérez Arcas hace un resumen de todos los insectos que cazan los cinco que hacen el trayecto a pie. Los que han subido en diligencia, tras un breve descanso, exploran los ventisqueros de las Guadarramillas, y hacen numerosos hallazgos que también narra Pérez Arcas de forma concienzuda. Esperan hasta al anochecer entre los pinos buscando un insecto específico que no encuentran y a las diez de la noche entran exhaustos en la fonda de Navacerrada.

La fonda de Navacerrada es  entonces una fonda de arrieros y de carretero y es siempre ” “  descrita por los naturalistas del XIX, como un lugar desagradable con escaso alimento, e inundado de insectos, que persiguen a los propios perseguidores de insectos.

Al día siguiente los excursionistas vuelven a subir al puerto y bajan por el pinar de Valsain hasta el puente de los mosquitos. Cuando cae la tarde vuelven a subir directos por el pinar hasta la fonda, donde cenan.

No queriendo repetir las calamidades de la noche anterior, en la fonda,  a las doce de la noche bajan andando los más jóvenes hasta Villalba.

Describe Pérez Arcas en cada parte la excursión los insectos que van hallando así como los que están buscando pero que no encuentran. Los han visto en excursiones de años anteriores, pero por alguna razón, ellos hablan de una noche de Luna, no los encuentran. Castellarnau hace referencia a Perez Arcas como uno de los naturalistas a los que acompañan en sus excursiones por La Granja, todo ello denota que este naturalista y sus discípulos andaban a menudo por estos parajes a la caza de nuevos insectos.

perez_arcas

Esta entrada fue publicada en Personajes en La Granja y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>