Los tres mundos en los que vivimos

A principios de los años ochenta, me matriculé en un curso del doctorado que impartía el profesor Zamorano en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense. Zamorano un histólogo, explicaba un curso sobre Teoría y Metodología de las Ciencias Biológicas y Médicas.

En este curso  por primera vez hablar de Karl Popper, uno de los más influyentes pensadores del pasado siglo.

Karl Popper y un neurofisiólogo John Eccles,  habían escrito un bello libro que titularon “El yo y su Cerebro” , The Self and its Brain, fruto de unas conversaciones entre ambos.

En este libro Popper habla de la existencia de tres mundos.  El Mundo I  el de la realidad física; el Mundo II, el de nuestras ideas; y el Mundo III que es el de nuestras creaciones.

Creo que la vida actual se desarrolla para muchísima gente fundamentalmente sobre el Mundo III, el mundo de la televisión, el cine, la prensa, la novela, el internet… En comparación con otras generaciones, este mundo se ha hipertrofiado y muchas personas viven inmersas en esta falsa realidad cada vez más apartada del mundo físico,  del mundo de la vida.

Alonso Quijano, D Quijote de La Mancha, vivía ya inmerso en el mundo ficticio de las novelas de caballerías de su época  apartado de la realidad de la vida, que contemplaba solo a través del mundo creado por los libros en su mente.  Hoy la mayoría de la gente aún cree que el mundo de la televisión, de los telediarios, de la gente absurda que sale en su programas, son parte de un mundo real, y sufre y se agobia y tiene miedo, porque piensa que este mundo creado, este mundo de las cifras económicas y del Apocalipsis, es parte del mundo de la vida, del Mundo I.

 El Mundo II es el mundo de nuestras ideas, de nuestra mente. Descartes cometió el gran error de pensar que la mente, nuestras ideas, equivalen a nuestro Yo. El daño que ha hecho esta concepción del hombre, resumido en su aforismo “Pienso luego existo”,ha sido enorme.

El paradigma del hombre dominado por su mente, es el paciente esquizofrénico, en el que las ideas producidas por su mente enferma y distorsionada, son para él la realidad que le rodea.

Eckhar Tolle, autor de un libro de gran éxito muy basado en las doctrinas budistas, “El poder del ahora ” se percató de que la mente dirigía nuestras vidas. Fue consciente de esta dominación cuando en el metro de Londres observó frente a sí  a una anciana que hablaba en alto consigo misma aislada del resto de gente que la acompañaba en el vagón , la mente que se expresaba a través del habla de aquella mujer, la dominaba. La mente  dirigía el yo de aquella anciana  y a él mismo. A él, además  le arrastraba hacia la autodestrucción y hacia la muerte. Muchas personas en nuestro mundo están dominadas por su mente, creyendo que su mente es en realidad su Yo, cuando son dos cosas distintas. De hecho mediante la meditación nuestro Yo puede contemplar como nuestra mente piensa, puede ver como nuestras ideas aparecen, se desarrollan y mueren.

El Mundo I es el mundo físico real que nos rodea, el mundo físico natural lo que existe en la realidad. Pero este mundo real, este mundo de la vida, está muy influenciado por lo que percibimos con nuestro cerebro. Los budistas nos han enseñado también la necesidad de intentar acercarnos a la realidad tal y como es, alejandola de la influencia de nuestras ideas y de nuestros prejuicios.

A raíz de todo esto ¿Deberíamos  salir del Mundo III, del mundo de la novela, de la literatura,  el cine, el teatro? ¿Deberíamos  abandonar nuestro pensamiento y nuestras ideas? ¿Tendríamos que intentar vivir solo en la realidad del Mundo I?

 Rotundamente no. Debemos seguir inmersos en los tres mundos. Debemos seguir disfrutando de la literatura y el cine, debemos de seguir pensando y generando ideas, y por supuesto debemos seguir en contacto directo con la realidad natural, tománndola como nos es dada, sin ideas ni prejuicios.

La diferencia debe de estar en nuestra forma de acercarnos a los tres mundos. Debemos  acercárnos a ellos de forma siempre consciente, con atención plena, con “Mindfulness”. Siendo conscientes impediremos que los Mundos II y III nos arrastren y nos dominen; siendo conscientes nos acercaremos cada vez más al Mundo I a la realidad natural y  nos ayudará a vivir cada vez más en el “Aquíy en el ahora” con conciencia critica de las tres realidades que nos rodean y lejos del sufrimiento absurdo que los Mundos II y III nos pueden llegar a infligir.

Karl Popper

Karl Popper

Esta entrada fue publicada en Naturaleza y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>