Orquídeas blancas sobre mi mesa esta Navidad

Compré unas orquídeas blancas. Iluminaban la mesa de mi despacho entre papeles y libros.

Empezaron a caer las flores muy pronto. Se arrugaban como papel de seda blanco y caían muertas sobre la mesa.

Parecían influenciarse por la radiación de la pantalla del ordenador que, de alguna forma, podía contrarestar la fuerza vital que mantenía sus pétalos turgentes y enhiestos.

Al poco tiempo, todas las flores habían caido. Quedaba solo el tallo verde de donde habían nacido.

A lo largo de varios meses he visto sobre mi mesa, este tallo desnudo y seco, sin las flores blancas que lo vestían.

A lo largo de todos estos meses eché de menos aquellas flores blancas, tan fugaces. Pero yo seguía regando cada cierto tiempo aquella planta. Seguía contemplando aquellas hojas grandes y carnosas en su base, por donde llegaba la luz a la planta, las raices por donde captaba el agua y sus nutrientes.

Hace unas semanas aparecieron un brotes verdes en los tallos. Estos brotes han ido creciendo hacia la luz de la ventana y produciendo ramificaciones perpendiculares al tallo, cada vez más numerosas conforme los brotes iban creciendo hacia la luz.

En las ramificaciones han ido apareciendo unos botones que han ido engordando hasta convertirse en capullos. Estos capullos guardaban las misma flores blancas que un día yo perdí. De nuevo estaban allí sobre mi mesa, iluminadas sobre los libros y los papeles.

Afuera de mis despacho, en la calle, en los campos y en las luces estaba ya la Navidad.

En este renacer de mis orquídeas se encierra el gran misterio de la vida. Del eterno retorno de las cosas.

A lo largo de todas estas semanas , el contemplar día a día este proceso del renacer en las orquídeas blancas sobre mi mesa, me ha ayudado a curar heridas recientes, a mirar hacia el futuro y a buscar la luz hacia la que yo también debería dirigirme. Me han traido  de nuevo la Paz en esta Navidad.

Simetría de la orquídeaLuces en Navidad

25 de diciembre de 2010

Esta entrada fue publicada en Flores y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Orquídeas blancas sobre mi mesa esta Navidad

  1. Laura dice:

    Mismas sensaciones al observar el renacer de esta maravillosa planta, cada año desde hace 7 y 5, observo ese mismo proceso con dos orquídeas, se mezclan la alegria de darme cuenta que le queda poco a esa flor para aparecer y cuando caen despacio y se secan como tu muy bien describes. Ahora estan en mi oficina, a mi espalda, en el escaparate, no las veo a diario, asique no soy consciente de que ya tienen ese capullo, hasta que han pasado algunas semanas, salen y crecen bastante ràpido. Y cuando salen es como na explosion de vida. Este año impar lleno de raras y turbias noticias, de ciertos temores y tensiones, una de ellas ha traido mas de 10 flores, esta en mi venta de Bankia y ha sido la mayor explosion de vida, renacer, recrear, renovarse o morir …. RENOVARSE ¡Tarea finiquitada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>