Tilos en Fontainebleau y en La Granja de San Ildefonso

Cuando Felipe V empieza la construcción de los jardines del palacio de La Granja, tiene en mente los jardines los palacios de la monarquía francesa, en los que se había vivido de niño: los de Versalles y los de Fontainebleau.

Aparte de los espacios y el orden que caracteriza a la jardinería francesa, nunca quedé muy convencido de la semejanza entre los jardines de Versalles y los de La Granja.

Este verano he estado en Fontainebleau . El palacio es uno de los más antiguos de la monarquía francesa y desde el siglo XII hasta el XIX, en el que lo habito Napoleón, se fueron haciendo nuevos añadidos a los edificios. Al igual que La Granja, el palacio fue construido cerca de los bosques en donde cazaban los reyes.

Como La Granja, los jardines de Fontainebleau están adornados por un gran lago. En el caso de Fontainebleau este lago está practicamente pegado al Palacio, en La Granja esta bastante mas distante, y como recomendaba el Marqués de Lozoya de forma un poco exagerada en una vieja guía a los visitantes, solo aconsejable ” a los buenos andarines”

En Fontainebleau estuvimos sentados en el Jardín Inglés y paseando por las avenidas de grandes castaños que rodean al lago.

De repente, tras girar una glorieta , nos encontramos con grandes hileras de tilos, que me recordaron a los tilos de los jardines de La Granja, y en algún momento, estos tilos aparecieron con una disposición respecto al palacio que también era muy parecida.

Los historiadores han datado la llegada de los tilos a San Ildefonso procedentes de Holanda en 1723. ” Las hojas, el tronco, la copa, su corteza, todo en él es bello, dando flores en verano de olor fuerte y agradable…” Escriben del tilo en aquel momento.

Parece que ya no quedan tilos en los jardines de La Granja de aquella época, los más antiguos tienen unos 200 años.

En la última restauración del jardín de La Granja, que intenta volver a la disposición original de 1723, se han vuelto a traer tilos de Holanda, y se han vuelto a colocar conforme a los planos más antiguos que se disponen hoy de los jardines.

Iphone agosto 2013 115

Iphone agosto 2013 169

Iphone agosto 2013 112

Iphone agosto 2013 108

Publicado en Naturaleza | Etiquetado , , | Deja un comentario

El olor de los tilos en flor en La Granja de San Ildefonso

Cuando llegaban las primeras noches de julio, las flores de los tilos de los jardines de la fachada de levante del palacio se abrían y esparcían su perfume denso y empalagoso por el pueblo.

Abríamos entonces los balcones de la antigua casa de oficios, y es posible que también antes las ventanas de la casa de canónigos,  y el perfume inundaba todos los rincones y penetraba también en nosotros.

En la casa de una amiga hay dos tilos plantados en el jardín de al lado y en estas noches primeras de julio el aroma dulzón  de su flor, vuelve a penetrar en nosotros cuando abrimos las ventanas de la casa.

Yo no sé qué virtudes mágicas tendrá este perfume profundo de los tilos. Pero es seguro que los antiguos jardineros de palacio que aconsejaron a Felipe V traerlos a La Granja desde Holanda en el Siglo XVIII, y que después se agrupaban en misteriosas y antiguas cofradías, las conocían muy bien cuando  los plantaron por decenas delante de la fachada del palacio.

El aroma de las flores de los tilos en estas noches de verano han embriagado durante más de tres siglos a los habitantes del palacio y a  los vecinos de este pueblo, probablemente sin que ninguno de ellos se percatara de su influjo. Un influjo amoroso, dionisiaco y embriagador; antiguo y ancestral.

Es posible que la infanta Isabel de Borbon cayera enamorada bajo su influjo profundo y penetrante, y el Rey Alfonso XIII, y la reina Victoria Eugenia, y el infante D Alfonso y la infanta Beatriz de Sajonia Coburgo Gotha y la princesa de Sal-Sam y otros tantos muchos que querían  a La Granja en su palacio, desconociendo el origen de el influjo ancestral que despertaba sus amores en aquellos veranos. Es posible también  que por el Barrio Alto llegara este influjo hasta el palacio de los Bauer; y que en alguna noche de brisa, embriagara el aroma también los barrios bajos, entrando por las ventanas en las alcobas de las muchachas en flor y de las mujeres maduras, que volvían a soñar con aquella época en la que sus cuerpos era jovenes y sus sentidos empezaban a despertarse.

 Y es posible que algunos de vosotros también lo sintierais   en alguna noche de julio mecido por el arrobo de unos ojos castaños o unos labios carnosos, desconociendo el origen profundo de este embeleso salvaje del estío

Hoy creo que los jardineros ya no se agrupan en cofradías y claramente han perdido  esa sabiduría profunda de los jardineros de antaño, que hacía relacionarse al hombre con las plantas de una forma distinta. Pero los tilos delante del palacio, ya muy viejos, dañados, cansados y enfermos , siguen floreciendo al inicio del verano, y vacío ya de risas y del manteo de los trajes de seda el interior del palacio, el aroma de sus flores sigue penetrando por las ventanas de las casas del pueblo, jugando con los hombres y las mujeres que en el calor de la noche , inocentemente, vuelven a abrir sus ventanas al silencio y a la luz de las estrellas.

flor-de-tiloFLOR DEL TILO 2

Publicado en Flores, Naturaleza | Etiquetado , , | Deja un comentario

El Mundo IV: el mundo espiritual

En una entrada anterior discutíamos los tres mundos que había descrito el filosofo Karl Popper: el Mundo I de la realidad física; el Mundo II, el de nuestras ideas y de nuestra mente; y el Mundo III el de nuestras creaciones: el cine, la radio, la televisión, la literatura, el teatro …

Popper como buen racionalista ignoraba la posibilidad de lo que podriamos llamar un Mundo IV, un mundo quizás ya entonces bastante denostado: el mundo espiritual.

Los positivistas, con Augusto Comte a la cabeza, habían considerado a la ciencia como el estadio más perfecto y avanzado de la evolución del conocimiento humano, y habían llegado a considerar a la Filosofía y a la Religión como estadíos atrasados, y en cierto modo despreciables, de este proceso evolutivo.Popper y otros filosofos de aquella época, habían dado la vuelta a todo esto y habían hecho de la ciencia un motivo de reflexión filosófica. Habían logrado colocar a la filosofía en una posición preponderante sobre la ciencia, a la que estudiaban, analizaban, para al final señalar sus propias limitaciones y la transitoriedad de muchos de sus dogmas.

El retorno al mundo del espíritu,denostado por el positivismo, se inicia después de la Primera Guerra Mundial de mano de los filósofos y los poetas.

Husserl denuncia que:

“Meras ciencias de hechos hacen meros hombres de hechos”, “En nuestra indigencia vital, nada tiene esta ciencia que decirnos. Las cuestiones que excluye por principio son precisamente las más candentes para unos seres sometidos, en esta época desventurada, a mutaciones decisivas: las cuestiones relativas al sentido o sinsentido de la mera existencia humana”

Y el poeta Fernando Pessoa, en boca de su heterónimo Bernardo Soares, denuncia a su vez que :

Cuando nació la generación a la que pertenezco, encontró al mundo desprovisto de apoyos para quien tuviera cerebro y al mismo tiempo corazón. El trabajo destructivo de las generaciones anteriores había hecho que el mundo para el que nacimos no tuviese seguridad en el orden religioso, apoyo que ofrecernos en el orden moral, tranquilidad que darnos en el orden político. Nacimos ya en plena angustia metafísica, en plena angustia moral, en pleno desasosiego político.”

Nuestra generación , y probablemente mucho más las generaciones que siguen a la nuestra, es ya una generación planchada, alineada, dormida, dirian otros, y que, lejos de las generaciones de las guerras, vive en un mundo marcado por el consumo.

Nuestra generación se acerca al concepto de hombre unidimensional, un hombre concebido para formar felizmente parte de las cadenas de producción, comercialización y consumo, capaz de emitir votos y de pagar impuestos, de disfrutar con beneplácito el estado del bienestar que se ha felizmente creado con sus votos, su tiempo y sus impuestos.

Ciencia, filosofía y espiritualidad son complementarias, pero al mismo tiempo, tienen puntos en donde se entrecruzan. La experiencia espiritual tiene lugar sobre nuestro cerebro y mediante técnicas especiales pueden ya estudiarse modificaciones cerebrales durante situaciones como la meditación o la oración.

A esta experiencia y a este camino espiritual individual, a esta vivencia personal, no ha
sido hasta ahora posible llegar a través de la ciencia, ni del razonamiento filosófico.

Es importante volver a rehacer el trabajo destructivo de las generaciones anteriores y volver a colocar esta dimensión esencial del hombre en el lugar que le corresponde.

 

Publicado en Naturaleza | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los tres mundos en los que vivimos

A principios de los años ochenta, me matriculé en un curso del doctorado que impartía el profesor Zamorano en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense. Zamorano un histólogo, explicaba un curso sobre Teoría y Metodología de las Ciencias Biológicas y Médicas.

En este curso  por primera vez hablar de Karl Popper, uno de los más influyentes pensadores del pasado siglo.

Karl Popper y un neurofisiólogo John Eccles,  habían escrito un bello libro que titularon “El yo y su Cerebro” , The Self and its Brain, fruto de unas conversaciones entre ambos.

En este libro Popper habla de la existencia de tres mundos.  El Mundo I  el de la realidad física; el Mundo II, el de nuestras ideas; y el Mundo III que es el de nuestras creaciones.

Creo que la vida actual se desarrolla para muchísima gente fundamentalmente sobre el Mundo III, el mundo de la televisión, el cine, la prensa, la novela, el internet… En comparación con otras generaciones, este mundo se ha hipertrofiado y muchas personas viven inmersas en esta falsa realidad cada vez más apartada del mundo físico,  del mundo de la vida.

Alonso Quijano, D Quijote de La Mancha, vivía ya inmerso en el mundo ficticio de las novelas de caballerías de su época  apartado de la realidad de la vida, que contemplaba solo a través del mundo creado por los libros en su mente.  Hoy la mayoría de la gente aún cree que el mundo de la televisión, de los telediarios, de la gente absurda que sale en su programas, son parte de un mundo real, y sufre y se agobia y tiene miedo, porque piensa que este mundo creado, este mundo de las cifras económicas y del Apocalipsis, es parte del mundo de la vida, del Mundo I.

 El Mundo II es el mundo de nuestras ideas, de nuestra mente. Descartes cometió el gran error de pensar que la mente, nuestras ideas, equivalen a nuestro Yo. El daño que ha hecho esta concepción del hombre, resumido en su aforismo “Pienso luego existo”,ha sido enorme.

El paradigma del hombre dominado por su mente, es el paciente esquizofrénico, en el que las ideas producidas por su mente enferma y distorsionada, son para él la realidad que le rodea.

Eckhar Tolle, autor de un libro de gran éxito muy basado en las doctrinas budistas, “El poder del ahora ” se percató de que la mente dirigía nuestras vidas. Fue consciente de esta dominación cuando en el metro de Londres observó frente a sí  a una anciana que hablaba en alto consigo misma aislada del resto de gente que la acompañaba en el vagón , la mente que se expresaba a través del habla de aquella mujer, la dominaba. La mente  dirigía el yo de aquella anciana  y a él mismo. A él, además  le arrastraba hacia la autodestrucción y hacia la muerte. Muchas personas en nuestro mundo están dominadas por su mente, creyendo que su mente es en realidad su Yo, cuando son dos cosas distintas. De hecho mediante la meditación nuestro Yo puede contemplar como nuestra mente piensa, puede ver como nuestras ideas aparecen, se desarrollan y mueren.

El Mundo I es el mundo físico real que nos rodea, el mundo físico natural lo que existe en la realidad. Pero este mundo real, este mundo de la vida, está muy influenciado por lo que percibimos con nuestro cerebro. Los budistas nos han enseñado también la necesidad de intentar acercarnos a la realidad tal y como es, alejandola de la influencia de nuestras ideas y de nuestros prejuicios.

A raíz de todo esto ¿Deberíamos  salir del Mundo III, del mundo de la novela, de la literatura,  el cine, el teatro? ¿Deberíamos  abandonar nuestro pensamiento y nuestras ideas? ¿Tendríamos que intentar vivir solo en la realidad del Mundo I?

 Rotundamente no. Debemos seguir inmersos en los tres mundos. Debemos seguir disfrutando de la literatura y el cine, debemos de seguir pensando y generando ideas, y por supuesto debemos seguir en contacto directo con la realidad natural, tománndola como nos es dada, sin ideas ni prejuicios.

La diferencia debe de estar en nuestra forma de acercarnos a los tres mundos. Debemos  acercárnos a ellos de forma siempre consciente, con atención plena, con “Mindfulness”. Siendo conscientes impediremos que los Mundos II y III nos arrastren y nos dominen; siendo conscientes nos acercaremos cada vez más al Mundo I a la realidad natural y  nos ayudará a vivir cada vez más en el “Aquíy en el ahora” con conciencia critica de las tres realidades que nos rodean y lejos del sufrimiento absurdo que los Mundos II y III nos pueden llegar a infligir.

Karl Popper

Karl Popper

Publicado en Naturaleza | Etiquetado | Deja un comentario

Las excursiones de los naturalistas a San Ildefonso en el Siglo XIX: (III) Laureano Perez Arcas (1824-1894)

Perez Arcas es el tercer componente de la saga de naturalistas españoles que iniciandose en Juan Mieg y Mariano de Paz Graells,  a principios del Siglo XIX llega hasta el inicio de la Guerra Civil de mano de Ignacio Bolivar y Urrutia, su más brillante discípulo.

Perez Arcas llega a Madrid muy joven para estudiar Derecho en la entonces Universidad Central, y empieza a frecuentar los ambientes naturalistas de Madrid, fundamentalmente el Museo de Historia Natural, en donde comienza a trabajar con Paz Graells en las colecciones del museo y en las excursiones alrededor de Madrid. Pronto se vuelve colaborador inseparable de Graells , que le nombre Profesor Ayudante de Zoología del Museo. Muy joven, con 22 años, gana de forma interina la Cátedra de Zoología de la Universidad de Madrid, que se le adjudica de forma permanente pocos años después tras terminar la licenciatura y el doctorado de Ciencias y finalizar también la carrera de Derecho, que nunca ejerció.

Pérez Arcas junto con su maestro Paz Graells se relaciona desde muy joven con Juan Mieg. Este les aprecia por su dedicación y entusiasmo, pero al mismo tiempo es muy crítico con algunas de sus posturas, como su afán de protagonismo intentando ligar siempre sus nombres a los nuevos insectos, incluso a aquellos que les envían otros naturalistas españoles. Mieg es quien les pone en contacto con León Dufour y con otros naturalistas europeos.

Escribió unos “Elementos de Zoología” que fue texto en las universidades españolas e hispanoamericanas.

Perez Arcas empezó a reunirse en su casa con otros naturalistas madrileños para discutir e intercambiar sus hallazgos y observaciones, y a partir de este núcleo inicial, se desarrolló la Sociedad Española de Historia Natural.

Leonardo Perez Arcas comparte con Paz Graells y con Mieg, su relación con gran número de naturalistas europeos, muchos de los cuales vendrán a España para enriquecer sus colecciones. Paz Graells y Perez Arcas les acompañarán a menudo en estas excursiones.

En las Actas de la Sociedad Española de Historia Natural se recogen los detalles de una excursión de Pérez Arcas a Navacerrada efectuada a finales de junio de 1877 y en la que le acompañan, entre otros, Bolívar.

El itinerario que siguen Pérez Arcas y sus discípulos, es muy similar al que describe Mariano de Paz Graells y al que después seguirán también Ignacio Bolívar y sus discípulos.

Salen de Madrid el 22 de junio a las ocho de la mañana y llegan a Villalba a las diez. En Villalba se dividen en dos grupos: uno de cinco personas que sube andando hasta el puerto de Navacerrada y otro de tres que lo hacen en diligencia. Pérez Arcas hace un resumen de todos los insectos que cazan los cinco que hacen el trayecto a pie. Los que han subido en diligencia, tras un breve descanso, exploran los ventisqueros de las Guadarramillas, y hacen numerosos hallazgos que también narra Pérez Arcas de forma concienzuda. Esperan hasta al anochecer entre los pinos buscando un insecto específico que no encuentran y a las diez de la noche entran exhaustos en la fonda de Navacerrada.

La fonda de Navacerrada es  entonces una fonda de arrieros y de carretero y es siempre ” “  descrita por los naturalistas del XIX, como un lugar desagradable con escaso alimento, e inundado de insectos, que persiguen a los propios perseguidores de insectos.

Al día siguiente los excursionistas vuelven a subir al puerto y bajan por el pinar de Valsain hasta el puente de los mosquitos. Cuando cae la tarde vuelven a subir directos por el pinar hasta la fonda, donde cenan.

No queriendo repetir las calamidades de la noche anterior, en la fonda,  a las doce de la noche bajan andando los más jóvenes hasta Villalba.

Describe Pérez Arcas en cada parte la excursión los insectos que van hallando así como los que están buscando pero que no encuentran. Los han visto en excursiones de años anteriores, pero por alguna razón, ellos hablan de una noche de Luna, no los encuentran. Castellarnau hace referencia a Perez Arcas como uno de los naturalistas a los que acompañan en sus excursiones por La Granja, todo ello denota que este naturalista y sus discípulos andaban a menudo por estos parajes a la caza de nuevos insectos.

perez_arcas

Publicado en Personajes en La Granja | Etiquetado , | Deja un comentario

Las excursiones de los naturalistas a San Ildefonso en el Siglo XIX (II): Mariano de Paz Graells (1809-1898)

Mariano de Paz Graells, es sin duda, el naturalista español más influyente del Siglo XIX. Comparte con Miegs una visión romántica y en cierto modo espiritual de la naturaleza. Graells aprendió sin duda muchas cosas de Juan Mieg sobre entomología, botánica y ornitología.

Paz Graells vive en El Escorial y convierte a esta localidad en el centro de sus excursiones por El Guadarrama

En el Archivo Humbolt en Berlín, está digitalizado un interesante documento de Paz Graells dirigido al botánico  británico Philip Barker Webb que titula “Itinerario que puede seguir Mr Webb en su excursión por el Guadarrama “ y que es un resumen de las rutas y lugares que debía seguir Paz Graells y sus discípulos en sus excursiones científicas por la Sierra, con una descripción de las hierbas más notables que Webb podía encontrar en cada uno de estos lugares.

Esta es la transcripción  del manuscrito  de Graells:

Itinerario que puede seguir Mr Webb en su excursión a la sierra de Guadarrama.

En El Escorial, aunque ya todo esta muy seco deben hacerse tres  paseos, uno a La Herrería y a la colina en donde esta la silla de Felipe II, otro a las praderas y estanques de la granjilla, y por fin otro a Pinares Llanos  y Cuelgamuros: esta herborización  mínimo necesita un día entero, ir a caballo hasta la pradera de S Juan o las Canales.

Marchando desde El Escorial a La Granja, la herborización empieza inmediatamente después de de pasado el puente de el pueblo llamado Guadarrama. Aquí se entra en un hermoso valle en el que hay dos pueblos, el uno Los Molinos y el otro Cercedilla. La gran carretera pasa por la derecha de estos pueblos y sube hacia el puerto de Navacerrada que está a la altura de 6650 pies sobre el nivel del mar. El primer día puede ocuparse bien herborizando a la derecha e izquierda en las praderas y colinas de la derecha de la carretera hasta llegar a la Venta de Navacerrada ya pasado el portazgo a 4683 pies de elevación sobre el nivel del mar. Esta es la región del Cistus Laurifolius así como Cist.Landaniferus se encuentra formando el fondo de la vegetación en la región sub-montana junto con el  Sarotamnus scoparius.

Al otro día debe seguirse  la ascensión  hasta lo alto del puerto atravesando la región del Pinus silvestris y Genista purgaus V. Se  encontrará en el mismo puerto en cuyo paso, al lado mismo de la carretera y a la derecha abunda en su tiempo la Armeria caespitosa, Ranunculus carpetanus, Quenopodium bonus hervicus, Arabis stenocarpa et Boryi, Senetium tournefotii. Gagea polimorpha etc etc.

La bajada del puerto por el sitio llamado la siete-revueltas siguiendo siempre la carretera real , es uno de los puntos más a propósito para herborizar sin salir casi del camino a derecha e izquierda. Llamo en este sitio la atención de Mr Webb hacia  los líquenes y musgos que abundan. El paisaje es delicioso y hasta llegar al Real Sitio de San Ildefonso, o sea La Granja, siempre se pasa por entre pinares inmensos.

En La Granja Mr Webb encontrará buena posada en casa de La Vizcaina, y al fondista (V hace cuentas) puede hablarle  de los señores que estuvieron por junio cogiendo mariposas por orden del gobierno para el Museo de Historia Natural de Madrid; con esto solo se acordará de mí cuyo nombre no conoce y puede pedirle Mr Webb que le acompañe alas praderas donde nos llevó  cerca de  El  Chorro y en donde se encuentra abundante el  Adenocarpus hispanicus y muchas otras plantas curiosas quizás ya pasadas del todo. Si Mr Webbb quiere subir a las lagunejas buitreras de Peñalara debe pedir al fondista que le busque  para guía a Enrique, joven ágil y muy practico en el terreno que nos condujo perfectamente hasta lo más elevado de la montaña  desde donde se ve el Valle del Paular, sitio en el que tanto herborizó el  botánico Palau*. La subida a Peñalara es una herborización de un día y por la noche se baja a dormir a La Granja para ir al otro día por la mañana a Segovia. Desde esta ciudad puede irse directamente a encontrar la carretera que pasa por el León de Castilla y bajar por el puerto de Guadarrama al pueblo del mismo nombre para venir directamente a Madrid.

En El Escorial, La Granja y Segovia hay buenas posadas: En la venta de Navacerrada no es muy buena por lo que hace la cama pero la comida suele ser buena. Mr Webb puede recordar al fondista y mujeres de la casa los señores que el pasado año y este verano pasaron por dicha fonda recogiendo escarabajos y mariposas. En Guadarrama son malas las posadas y si fuese posible desde Segovia  deviera volverse al Escorial , y si no hay medio de pasar de Guadarrama , debe irse a parar a la posada donde paran las diligencias.

 En El Escorial Mr Webb deberá visitar el Monasterio o Convento y el Palacio  y Casita de abajo y si mi guarda no está ocupado en su destino y puede acompañarle en las herborizaciones dichas será el mejor guia que podría encontrarse, de lo contrario debe pedirle que le busque uno bien práctico.

En La Granja también deben visitarse los jardines que son buenos, sobre todo las fuentes que es una imitación de Versalles.

En Segovia el Alcazar es lo principal que hay que ver.

 * Si Mr Webb quiere ir un día al Paular puede tomar un caballo y un guía (Enrique) y atravesar el puerto del Reventón, volviendo la misma tarde a La Granja o al otro día por la mañana. Desde La Granja al Paular  solo hay tres Leguas.

 El escrito de Graells está sin fechar , pero por los biógrafos de Webbs, sabemos que este hizo una visita a Madrid en 1850, y que realizó este trayecto por el Guadarrama  entre el 7 y el 14 de octubre de este año y que subió hasta la cima de Peñalara. No podemos detenernos aquí en la personalidad del botánico Webb y su importancia en la España del Siglo XIX.

El escrito de Graells  denota un profundo  conocimiento de parte de la Sierra de Guadarrama, de sus caminos,  de sus fondas, de sus guias y de su flora y su fauna. Nos confirma que en 1849 él y sus colaboradores realizan excursiones desde la fonda de Navacerrada para recoger mariposas y escarabajos, y desde La Granja para cazar  mariposas para el Museo de Historia Natural. También da pistas importantes a Webb sobre la flora  en los lugares que le recomienda y muestra un profundo conocimiento de las mismas.

¿Como habrá cambiado la flora que describe Graells en esta parte del Guadarrama en estos últimos ciento sesenta y tres años?

 

Foto

 

Publicado en Personajes en La Granja | Etiquetado , | Deja un comentario

Las excursiones de los naturalistas a San Ildefonso en el Siglo XIX (I) : Juan Mieg (1780-1859).

Es habitual asignar el origen del movimiento excursionista en el Guadarrama a la Institución Libre de Enseñanza. Pero cuando Giner con los alumnos y otros profesores de la Institución hacen su primera gran excursión  al Guadarrama , los naturalistas españoles y de otras nacionalidades, llevaban pateandose  el Guadarrama durante más de sesenta años en busca de especímenes . De hecho parece ser que  Giner se apoyó en los mapas  de los naturalistas  para esta primera excursión.

En otro lugar de este blog, hemos hablado de las excursiones por San Ildefonso de D Ignacio Bolívar. Los  datos existentes señalan que Bolívar probablemente aprendió las importancia de las excursiones por El Guadarrama  de  su maestro Laureano Pérez Arcas, quien a su vez las pudo aprender   de Mariano de Paz Graells,  y estos dos últimos  a su vez,  tal vez de Juan Mieg.

 San Ildefonso fue un lugar  importante en los itinerarios de estos naturalistas que pronto se percataron de  la   riqueza y variedad de su fauna y de su flora.

Juan Mieg, es el primero que empieza a acudir en el Siglo XIX a San Ildefonso como naturalista.  Mieg es un  suizo que viene a España de la mano de Fernando VII para enseñar a sus hijos los fundamentos de la física, la química y de las ciencias naturales. Trabajó en el Museo de Historia Natural y divulgó muchos aspectos de la fisica, la quimica, la entomologia y las preparaciones. Fue un excelente dibujante y pintor. Era un gran aficionado a la entomología, y a su muerte tenía una colección de insectos con más de 4000 especímenes que fue comprada por Graells  en 1859 para el Museo de Historia Natural. En esta colección Bolívar, todavía en 1873, encontró una especie no descrita de  ortópteros .

 Mieg trae también  a España su entusiasmo por el excursionismo científico,  y en junio de 1819 pide permiso al monarca para observar aves y recolectar insectos y plantas en San Ildefonso. De la correspondencia entre Mieg y el naturalista francés León Dufour, que en parte desvelaron Fraga y Acha, sabemos que Mieg conocía bien los parajes de San Ildefonso. En una carta fechada en 1849, le escribe Miegs:

  “Acababa de hacer una pequeña excursión a S. Ildefonso (…) no me atrevi esta vez a escalar solo ni siquiera a adentrarme en el bosque de abetos negros y a menudo impenetrables (…), me dije al mirar estas cimas, a menudo coronadas de nubes, la estación está demasiado avanzada para esperar encontrar allí arriba algo que valga la pena de escalar (…). Es en estas alturas elevadas que antiguamente yo cazaba (…) Fue en estos jardines de San Ildefonso donde pasé antiguamente semanas y meses (…)  desde comienzos de junio cuando las colinas adornadas aún por magníficas  Asfodelas ofrecían todo el lujo de una vegetación alpina entrecortada de roquedos espantosos y rocas graníticas, fue en esos jardines y en aquellas montañas en las que antes, antiguamente yo recogí la mayor parte de los dípteros diurnos…

 San Ildefonso fue el lugar de mucho de los hallazgos de Meigs, que comparte con otros naturalistas de  fuera de España, fundamentalmente con Dufour.

 Dentro de España,  Mieg tiene una relación científica estrecha con Paz Graells y su entonces  joven discípulo Pérez Arcas a los que a menudo ofrece indicaciones y  pistas de gran valor y a los que sin duda transmitió la importancia de las excursiones o “Cabrerias”, como él las llamaba, por El Guadarrama.

Una de estas pistas,  quizás la más valiosa, que les ofreció fue la observación de los restos de una mariposa Saturnia en San Ildefonso .

 Este hallazgo obsesionó a  Graells  , y le llevó  a descubrir , tras perseguirla durante muchos  años por la Sierra del Guadarrama, una nueva especie, la Graellsia Isabelae, cuya belleza conmovió a los naturalistas europeos de entonces y que fue pronto considerada como la más bella de las mariposas europeas.

Mieg es sin duda, el primer naturalista del Siglo XIX que se da cuenta de la importancia de San Ildefonso para el estudio de la historia natural y esta importancia se transmitirá durante más de cien años,  a través de Paz Graells y  Perez Arcas, a Ignacio Bolivar hasta la Guerra Civil.

Publicado en Personajes en La Granja | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El agua en La Granja de San Ildefonso. Marzo de 2013

Este mes de marzo ha sido mucho más lluvioso que ningún otro año. Las nubes, el viento, la lluvia, la nieve, las cascadas y los rios, nos señalan que a pesar de todas nuestras agresiones, la tierra sigue aún viva. Nuestra tierra, tan cercana, aún late.

He querido captar algunas imágenes del agua en San Ildefonso e incluirlas en este blog,  dejarlas artifciosamente vivas, lejanas a la realidad que vivimos, pero en el fondo tan irreales como la realidad misma.

Las nubes en la mañana, desde cerca de la Atalaya. Dando un respiro a la espera de la nueva lluvia:

IMG_0133

El agua saltando en el Chorro Grande y el Chorro Chico en la distancia:

IMG_0129

El agua llegando por  el rio  Valsain al  viejo puente:

VIDEO

Deslizandose con fuerza por el rio hasta llegar al puente nuevo del camino de pesquerías:

VIDEO

El agua pasa el puente

VIDEO

Y se acerca hacia las antiguas pasarelas

VIDEO 1

VIDEO 2

El agua sumerje y pasa las viejas  pasarelas

VIDEO

El embalse es incpaz de retener el torrente de agua que le llega del rio Valsaín y del rio Cambrones y salta con fuerza más allá del embalse para seguir ya como  el Eresma por los cortados hacia Palazuelos y Segovia.

IMG_0119

IMG_0108

IMG_0111

El agua tiene la fuerza de siempre, e incluso con los rayos del Sol , las gotas que se desprenden de la caida, siguen formando el Arco Iris.

VIDEO

VIDEO 2

Publicado en Guadarrama, Naturaleza | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los científicos naturalistas en La Granja de San Ildefonso en el último cuarto del Siglo XIX

La belleza de los parajes de la Sierra de Guadarrama en San Ildefonso, su fauna y su flora, fueron objeto de la atención de muchos e ilustres naturalistas a lo largo de todo el Siglo XIX, pero es en el último cuarto de este siglo cuando se concentran en este municipio un grupo importante de ellos, algunos discípulos directos de Giner de los Rios, y pertenecientes al primer núcleo institucionista.

Destacan en este grupo: José Macpherson, uno de los primeros geólogos del Guadarrama; Francisco Quiroga, geólogo discípulo del anterior y precozmente fallecido, y Augusto Arcimis, el primer Director del Instituto Metereologico Nacional. Macpherson y Arcimis son discípulos directos de Giner y miembros, desde su fundación, junto con Francisco Quiroga, de la Institución Libre de Enseñanza.

A ellos se unen los dos primeros ingenieros de montes del Pinar de Valsain: Joaquín María de Castellarnau y Rafael Breñosa.

Todos ellos tenían casa en La Granja.

Castellarnau recuerda en sus memorias, la presencia esporádica en La Granja de otros naturalistas a los que acompañan en sus excursiones científicas por la Sierra: Laureano Pérez Arcas, maestro de Ignacio Bolívar; Francisco de Paula Martínez y Sáez, profesor de vertebrados; Serafín de Uhagon; Eduardo Bosca y otros que no llega a citar. Todos ellos forman parte del núcleo inicial de la Sociedad Española de Historia Natural. Castellarnau hace también especial mención al ingeniero de montes, botánico y entomólogo Máximo Laguna, con quien subió por primera vez a Peñalara, y con quien trabajaría después en la ” Comisión de la Flora Forestal”.

Macpherson, Quiroga, Breñosa y Castellarnau comparten también la utilización del microscopio óptico en sus investigaciones . Macpherson, Quiroga y Breñosa lo aplican al estudio de las rocas, mientras que Castellarnau lo hace a la investigación de las estructura de las maderas. Castellarnau llegara a escribir con los años un tratado sobre las bases físicas teóricas de la microscopia óptica y a petición de Bolívar, dictara un curso sobre esta materia en el Museo de Ciencias Naturales.

Castellarnau será con los años vocal de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE) que Bolívar presidirá a la muerte de Cajal. También será Presidente Honorario de la Sociedad Española de Historia Natural. Breñosa , por su parte, publicara un trabajo sobre la luz polarizada en los Anales de la Real Academia de Ciencias, de la que el y Castellarnau eran corresponsales.

Los Anales de la Sociedad Española de Historia Natural sera la revista donde este grupo de naturalistas comunicara gran parte de sus observaciones que muy a menudo hacen referencia al Real Sitio de San Ildefonso.

En 1877 Castellarnau dará a la imprenta su “Estudio ornitológico del Real Sitio de San Ildefonso y de sus alrededores” , al que da un moderno enfoque y que en gran parte sigue aún vigente.

Bolívar recogerá en estos mismos Anales en 1878 su “Estudio sobre los ortopteros de España y Portugal” en donde incluye las especies observadas en San Ildefonso por el y por otros entomólogos españoles y extranjeros que acuden a La Granja a recolectar insectos, muchos de ellos no conocidos hasta entonces.

Eduardo Bosca publicara en 1881 sus “Correcciones y adiciones al catálogo de reptiles y anfibios de España, Portugal e Islas Baleares” al que Breñosa y Castellarnau hacen sus propias adiciones desde San Ildefonso.

Finalmente, en lo que se refiere a la fauna, el vallisoletano Aurelio Vázquez Figueroa dará a la prensa en 1894 su “Catálogo de los lepidopteros recogidos en los alrededores de Madrid y San Ildefonso”.

En el campo de la geología, Macpherson publica en 1879 su trabajo titulado “Breve noticia acerca de la especial estructura de la Peninsula Iberica” en dónde hace una descripción de la disposición del terreno entre Segovia y Peñalara. En 1880 le tocará el turno a su estudio titulado “De las relaciones entre las rocas graníticas y porfiricas ” en dónde incluye varios ejemplos observados en San Ildefonso. En 1893 hablara sobre “Los fenómenos glaciares en San Ildefonso” trabajando en sus observaciones entre el “Chorro Grande” y el “Chorro Chico” en esta localidad.

Curiosamente , el Ingeniero de montes Rafael Breñosa, sin duda influido por Macpherson y por Quiroga, publica en 1884 un estudio sobre los caracteres microscópico de algunas rocas del lugar: “Las porfiritas y microdioritas de San Ildefonso” . Macpherson, a su vez, poco antes de su muerte, acaecida en 1902 en su casa de San Ildefonso, dará a luz un “Ensayo de Historia Evolutiva de la Península Ibérica “.

En otra entrada de este blog hemos hablado de una estancia en San Ildefonso de José de Castillejo , el secretario de la JAE, en 1915, en la que coincide con Cajal, entonces su Presidente. Castillejo, refiriéndose a Arcimis, escribe entonces que La Granja es uno de los “Santuarios ” de la Institución al que convendría regresar.

Los datos existentes señalan la existencia en La Granja a finales del XIX de un pequeño núcleo de naturalistas, muchos de ellos ligados a la Institucion Libre de Enseñanza, que puedieran tal vez considerarse como una pequeña avanzadilla del desarrollo posterior de las ciencias naturales en el primer tercio del Siglo XX, que tiene lugar alrededor de la Institución y de la JAE. Indican también el excepcional valor de la fauna y los caracteres geológicos del Real Sitio, de la que este núcleo inicial de naturalistas pronto se percataron.

Augusto Arcimís

Augusto Arcimís

José MacPherson

José Mac Pherson

Francisco Quiroga

Francisco Quiroga

Joaquin María de Castellarnau

Joaquin María de Castellarnau

Publicado en Personajes en La Granja | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Mantra del Buda Sakiamuni

El mantra del Buda Sakiamuni es para el Lama Gangchen uno de los más poderosos mantras sanadores, que él ha enseñado con generosidad a todos , y que puede ser practicado tanto por los budistas y por los no budistas.

El mantra del Gurú Buda Sakiamuni es el siguiente:

OM MUNI MUNI MAHA MUNI SAKYAMUNYE SOHA

OM  simboliza la unión con el absoluto.

MUNI es la renuncia, el deseo de abandonar el sufrimiento del samsara y de alcanzar la paz permanente.

MUNI es el gran despertar del corazón que desea completar la autosanación, y llegar a ser un sanador supremo, un Bodhichitta.

MAHA MUNI es la mente tocando la realidad  manifiesta de que nada existe de forma independiente

SHAKYAMUNYE  es el  camino rápido para llegar a ser un Bodhichitta. La vía tántrica del Vajrayana del diamante o del  más puro cristal para alcanzar la iluminación lo más pronto posible.

SOHA es dedicar nuestra energía para la autosanación y la de todos los seres.

Yo he utilizado muchas veces este mantra: cuando siento la angustia llegar sin saber porqué; cuando tengo que enfrentarme a una situación conflictiva con otros; cuando me sube a las mejillas el calor de la ira y del  enfado; cuando un dolor me preocupa; cuando siento la agresión de alguien; cuando en una situación angustiosa no sé por donde seguir; cuando el camino se me nubla y no sé por donde continuar; cuando contemplo el sufrimiento de los otros….

Apuntar el mantra en un papel, guardarlo en el cajón del despacho, en la cartera, en la agenda, en un bolsillo y comenzar a practicarlo. Todos podreis obtener sus beneficios.

sakyamuni- Mantra

       oṃ     mu      ni      mu    ni      ma     hā     mu     ni      śā      kya     mu    ni      svā    hā

oṃ     muni            muni          mahāmuni                     śākyamuni                     svāhā

Diamond

Publicado en Budismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario