Orquídeas blancas sobre mi mesa esta Navidad

Compré unas orquídeas blancas. Iluminaban la mesa de mi despacho entre papeles y libros.

Empezaron a caer las flores muy pronto. Se arrugaban como papel de seda blanco y caían muertas sobre la mesa.

Parecían influenciarse por la radiación de la pantalla del ordenador que, de alguna forma, podía contrarestar la fuerza vital que mantenía sus pétalos turgentes y enhiestos.

Al poco tiempo, todas las flores habían caido. Quedaba solo el tallo verde de donde habían nacido.

A lo largo de varios meses he visto sobre mi mesa, este tallo desnudo y seco, sin las flores blancas que lo vestían.

A lo largo de todos estos meses eché de menos aquellas flores blancas, tan fugaces. Pero yo seguía regando cada cierto tiempo aquella planta. Seguía contemplando aquellas hojas grandes y carnosas en su base, por donde llegaba la luz a la planta, las raices por donde captaba el agua y sus nutrientes.

Hace unas semanas aparecieron un brotes verdes en los tallos. Estos brotes han ido creciendo hacia la luz de la ventana y produciendo ramificaciones perpendiculares al tallo, cada vez más numerosas conforme los brotes iban creciendo hacia la luz.

En las ramificaciones han ido apareciendo unos botones que han ido engordando hasta convertirse en capullos. Estos capullos guardaban las misma flores blancas que un día yo perdí. De nuevo estaban allí sobre mi mesa, iluminadas sobre los libros y los papeles.

Afuera de mis despacho, en la calle, en los campos y en las luces estaba ya la Navidad.

En este renacer de mis orquídeas se encierra el gran misterio de la vida. Del eterno retorno de las cosas.

A lo largo de todas estas semanas , el contemplar día a día este proceso del renacer en las orquídeas blancas sobre mi mesa, me ha ayudado a curar heridas recientes, a mirar hacia el futuro y a buscar la luz hacia la que yo también debería dirigirme. Me han traido  de nuevo la Paz en esta Navidad.

Simetría de la orquídeaLuces en Navidad

25 de diciembre de 2010

Publicado en Flores | Etiquetado , , | 1 comentario

Carlos de Iracheta.

Nací  en Tudela (Navarra) en mayo de  1953. Último descendiente de una antigua  familia  en la que se  mezclaba  sangre carlista y liberal , tuve una educación  básica estrictamente jesuítica. Estudié medicina en Madrid en los primeros años setenta  y realicé estudios  clínicos de postgrado en Nueva Jersey ( Estados Unidos) donde durante algunos años trabajé en el departamento de investigación de una compañía farmacéutica multinacional. Muy influenciado por los sucesos del Mayo del 68 Francés,  por  los últimos años  agónicos del Franquismo en España y por los inicios de la Transición Democrática, fui abandonando progresivamente mis condicionantes  familiares, religiosos y políticos, hasta conseguir un casi perfecto vaciado mental . En la actualidad  me considero  seguidor de la tradición taoista y budista y vivo en situación de retiro y aislamiento, pero en profundo contacto con la realidad política  y social, en las montañas de Segovia.

Al transmitir a través de este Blog  mis escritos  y pensamientos,  que no  son sino reflejo de mi  actitud ante la naturaleza y la vida,  quiero dejar constancia de mi fundamental rechazo a  la manipulación y el control que los grandes “trust” de comunicación ejercen sobre la libre expresión de las ideas y la transmisión del conocimiento en la sociedad actual. Quiero con ello también contribuir a fortalecer este nuevo y revolucionario  medio mágico, que está destinado a transformar la libre comunicación entre los hombres en un futuro inmediato.

Diciembre de 2010.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario