La ciencia del arte médico.

Placebo

Conforme ha ido ganando poder en sus métodos diagnósticos y en sus procedimientos terapeúticos, la medicina ha ido abandonando gran parte de los elementos rituales que han sido parte importante de su forma de hacer desde los antiguos. Sin embargo, estos elementos  no han desaparecido de nuestra sociedad  sino que , en gran parte ,  se han ido a refugiar en lo que hemos llamado  las medicinas alternativas. La proliferación de todo tipo de sanadores y de prácticas curativas, indican que muchos pacientes, además de los elementos poderosos de la medicina científica occidental, siguen necesitando este tipo de rituales.

En los últimos años ha habido un avance importante en el estudio científico de los efectos placebo y nocebo, es decir del efecto curativo  o,  por el contrario,   del poder  dañino o nocivo para el paciente, de muchos  de los elementos  que rodean el acto médico, y de los que muchos profesionales sanitarios , tanto para bien como para mal, puede que no sean  todavía plenamente  conscientes.

Dos recientes comentarios publicados en la Revista de la asociación médica americana (JAMA 2012, 307: 567 ; JAMA 2011, 306:2612) han vuelto a llamar la atención sobre algunos de estos hechos , resumiendo estudios clínicos bien diseñados en donde se estudiaban de forma científica el efecto de algunos de estos componentes  tradicionalmente calificados como no científicos del acto  médico, y que a veces se han clasificado globalmente como arte médico.

Un estudio mostró que en los enfermos hospitalizados a los que se administró medicación por una bomba de infusión intravenosa, hubo  una gran diferencia en el efecto sobre el dolor o la ansiedad cuando la administración de analgésicos o ansiolíticos se hizo de forma escondida a través de la bomba, sin decir nada al paciente,  comparado con ,   cuando  además de infundir los medicamentos,  se le comunicó al paciente que se le iba a administrar la medicación. El decir  al paciente que se le iba a administrar la medicación multiplicaba los efectos positivos de esta  sobre el dolor o  la ansiedad.  Se demostró el efecto beneficioso de la palabra del médico en este contexto.

Cuando, en otro estudio,  se administró a pacientes con síndrome del intestino irritable, una alteración funcional muy frecuente de la movilidad del colon,  un sucedáneo de tratamiento de acupuntura ( las agujas se pinchaban lejos de los puntos tradicionales conocidos como beneficiosos) aumentaba la respuesta terapeútica    comparado con los pacientes a los que  no se les hacía nada. Pero si las agujas de acupuntura colocadas en puntos distintos a los tradicionales, se realizaba en un ambiente cálido de relación interpersonal , aumentaba aún más el efecto beneficioso  sobre los pacientes del sucedáneo de  la acupuntura.  El estudio por tanto demostró  que la pura actuación del médico produciía alivio al enfermo ,pero que si además este se realizaba en una ambiente acogedor en donde se daba importancia a la relación interpersonal el efecto beneficiosos aumentaba aún más.

Los mismos efectos se pudieron observar desde la perspectiva negativa o del efecto nocebo en distintos estudios.

En un estudio, cuando a los pacientes  que tras una intervención quirúrgica se les había tratado el dolor con una bomba de infusión intravenosa de morfina,  se les comunicaba  que se les iba a parar la infusión del analgésico y que esto les podía  provocar más dolor,  tenían realmente un incremento significativo del dolor , de la ansiedad  y  de su movilidad, comparado con aquellos pacientes a los que no se les decía  nada sobre el momento en que se les iba a parar la infusión. La palabra del médico , en este caso no tenía un efecto beneficiosos sino perjudicial sobre el dolor del paciente.

En otro estudio, la forma en que se explicó a las mujeres que iban a dar a luz los efectos  posibles de la anestesia epidural , tuvo un efecto importante sobre el control de dolor durante el parto. El decirles “Vas a sentir como una gran picadura de abeja, esta es la peor parte del procedimiento” produjo mucho más dolor durante el parto que el decirles “Te vamos a poner un anestésico local que te adormecerá la zona  y estarás confortable durante el procedimiento”. De nuevo , la palabra del médico, enfocada en un sentido positivo o negativo,  podía tener efectos contrarios sobre el dolor en la mujer que iba a dar  a luz.

En estos estudios clínicos se demostró de forma clara y con una metodología científica, aplicada a  la investigación clínica, el poder positivo o negativo de las palabras del médico o del personal sanitario, algo que siempre se habia creido parte del “arte médico” y cuyo poder  muchos médicos “científicos” muchas veces han despreciado.

El invitar y escuchar al paciente para que exprese su experiencia de la enfermedad;  el ofrecerle una explicación satisfactoria del malestar que sufre ; el manifestarle  sus cuidados y su preocupación; el comunicarle  las expectativas positivas del efecto de  un tratamiento y el ayudar a los pacientes a sentir un mejor control de su vida frente a la enfermedad;  son  las recomendaciones de uno de los autores de estos comentarios sobre como integrar estos aspectos en la práctica clínica. Del mismo modo, el como comunicar los posibles efectos negativos de un tratamiento a un paciente de forma balanceada con  los efectos beneficiosos del mismo , es un hecho de gran importancia sobre como el paciente puede vivir este tratamiento.

Afortunadamente, todos los buenos médicos clínicos que he conocido , nuncan han abandonadonado estas prácticas, y  siempre las  han dado la gran importancia que se merece. Pero es importante difundir  que ningún médico, independientemente de su pericia técnica  en la aplicación de los poderosos métodos diagnósticos y terapeúticos actualmente  su alcance,  nunca podrá ser considerado un buen clínico, si ignora estos elementos básicos del arte clínico., del poder beneficioso o dañino  de su palabra y de sus actitud ante el enfermo.

Publicado en Medicina | Deja un comentario

Los sonidos del Pinar de Valsaín. Carlos de Hita

Un amigo  me ha llamado la atención sobre un video con los sonidos del invierno en el Pinar de Valsaín publicado  en las páginas digitales del periódico “El Mundo”. Está publicado en uns sección denominada “Los sonidos de la naturaleza” y su autor es Carlos de Hita. Reviso el archivo de la sección, donde se guardan numerosos reportajes sobre los sonidos del  Pinar, y en donde los cantos de las aves en las distintas estaciones , adquieren un singular protagonismo. Carlos de Hita explica la técnica que utiliza para captar estos sonidos y el porqué lo hace. Conoce los cantos de todos y cada uno de las aves del Pinar, y el origen de otros muchos sonidos: animales, vegetales o minerales de la Sierra.

En el año que llevo escribiendo este blog, me he ido encontrando muchos amantes del Pinar , que van recogiendo con amor y dedicación diversos aspectos del mismo: Honorio Iglesias, con sus fotografías de la fauna y  la flora del Pinar;  Ignacio Maderuelo realizando el catálogo de su fuentes; Conrado Martín reconstruyendolas o  Julio Vías recogiendo la memoria histórica del  Pinar. Pero no podría pensar que existía alguien como Carlos de Hita que recogía editaba y publicaba los sonidos del Pinar de Valsaín y de la Sierra. Ha sido un emocionante hallazgo.

La idea del paisaje es una idea unitaria. Se unen todas nuestras percepciones: lo que vemos, lo que olemos, lo que oimos o  lo que percibimos a través de nuestra piel ( la temperatura , el movimiento del aire ). Pero  quizás lo mas importante en el sentimiento del paisaje son las  sensaciones más profundas:  de unión con todo lo que nos rodea. Un sentimiento que no es facil de encontrar lejos de las sierras y de las costas desnudas.

Aún fragmentando, analizando los componentes del paisaje, la fuerza evocadora  de cada uno de sus componentes es impresionante.  Si Honorio Iglesias nos acerca a la increible belleza de las imágenes del Pinar, Carlos de Hita  nos muestra la mágica fuerza de los sonidos  de la Sierra. Los dos, junto con Julio Vias,  Conrado Martín y otros muchos amantes de este pinar, nos recuerdan la necesidad  imperiosa e ineludible de su conservación.

Los sonidos de la natureza

Publicado en Guadarrama, Naturaleza | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Un acto médico del Lama Gangchen

Una mujer de mediana edad, delgada , con pelo rubio y rizado, nariz  algo respingona, se acerca al Lama.  Viste pantalón y chaqueta corta de color negro. El Lama , con su túnica anaranjada, y sus brazos descubiertos, su cabeza calva, del mismo color que sus brazos,  está sentado en una silla sencilla. La mujer,  un poco azarada, se sienta en otra silla encarandose a él. Están muy cerca,  sus rodillas casi se tocan. No hay nada en medio de los dos: no hay mesa, ni ordenador, ni papeles en los que escribir. La mujer empieza a  narrar su queja, su dolor. El Lama la mira,  con semblante serio,  fijamente a sus ojos. Observa cada movimiento de su rostro. En ese momento no existe otra cosa para él,  que la cara de esta mujer y lo que intenta  decirle. A ella le dedica su plena atención.  Casi cuando  la mujer comienza  a hablar,  el Lama coge con su mano izquierda la  muñeca derecha de la mujer. Después,  eleva con  su brazo  medio extendido, la mano de ella  a la altura de su hombro. Con sus dedos el lama palpa el  pulso radial derecho de la paciente.Tras unos minutos,  el lama realiza los mismos movimientos con su mano derecha:  agarra  la muñeca izquierda de la mujer, la eleva  a la altura de su hombro, y palpa el  pulso radial izquierdo.  Mientras la mujer sigue hablando, el lama sigue palpando los dos pulsos radiales de la mujer, con las dos muñecas a la altura de sus hombros. Las palmas de la mujer están hacia abajo, las del Lama hacia arriba. Hay una extraña unión en la figura que forman. Con sus brazos elevados , palpando los dos pulsos radiales de la mujer, con su atención completa en lo que ella le está diciendo, hay una expresión  en la postura en el Lama de captación de la pena y el dolor de la  mujer. Sin cambiar la postura , sin emitir ningún diagnóstico sobre el origen del dolor que la mujer tiene, el Lama la dice que la va a dar unas píldoras que la pondrán bien. Después el Lama abraza con fuerza a la mujer durante unos segundos.  Ella se retira con cara emocionada y aún algo trastornada.

El Lama Gangchen es un extraordinario sanador. Es consciente del poder sanador de cada uno de sus movimientos , de cada uno de sus gestos, de cada una de sus palabras, del poder curativo de su propia persona. La posición de su cuerpo, su mirada, el contacto de sus dedos con las muñecas de la paciente, su actitud abierta a recoger el mal y el padecimiento de la mujer, sus palabras positivas , la fuerza que él ha concentrado en la píldoras que dará a la paciente, todo ello, tiene una enorme capacidad sanadora.  Pero probablemnte sea a través de ese abrazo final , con el que cierra su encuentro, en donde él coloca toda su fuerza y su poder de sanación, en donde él expresa toda su inmensa energía y compasión, que la mujer recogerá  en su propio cuerpo. A través de todo esto, aparentemente sencillo, pero de una sabiduría antigua y un simbolismo enormemente complejo, la mujer se sentirá aliviada, y este alivio , que proviene dierctamente de la propia capacidad sanadora del Lama, permanecerá en el tiempo a través de las píldoras en las cuales el Lama ha depositado su propia energía , su enorme compasión, su gran capacidad de sanación.

Publicado en Budismo, Fundamentos, Medicina | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El significado antiguo de las fiestas de Navidad y Año Nuevo

Cuando era niño, desde una de las ventanas de la casa de mis padres en Madrid, veia ponerse el Sol cada tarde sobre el horizonte lejano. A  un lado del horizonte se elevaba  la Sierra de Guadarrama, algunas de cuyas cumbres, en el mes de diciembre, estaban ya nevadas.

Uno de los más grandes descubrimientos de mi  infancia entonces , fue el percatarme de  que la puesta de  el Sol no ocurría siempre en el mismo punto del horizonte. En el verano este punto se desplazaba hacia el norte , hacia la Sierra,  y en el invierno lo hacía el sur , hacia la meseta. Lo que a mí me explicaban en el colegio sobre el movimiento de la Tierra y del Sol, era que la Tierra, al contrario de lo que habían creido los antiguos, giraba alrededor del Sol , y esto había sido el fundamento de la Revolución Copernicana. Lo que yo veía, sin embargo, era el Sol desplazandose alrededor de la tierra y moviendo  su punto en el ocaso en el horizonte. Esto era lo  que todos los hombres habían visto desde la prehistoria y , a pesar de Copérnico, lo que seguimos  viendo en la actualidad. Es la realidad inmediata de la Tierra y el Sol, tal y como se nos presenta, lejos de las construciones  matemáticas de nuestras mentes.

Si observamos la salida y la puesta del Sol, hay dos momentos del año en que la salida y la puesta coinciden exactamente con el Este y el Oeste. Estos son los Equinocios de Primavera (21 de marzo) y de Otoño (21 de septiembre).  A partir del Equinocio de Otoño, el Sol se va poniendo cada vez más al sur y este movimiento llega a su máximo en el Solsticio de Invierno , el 21 de diciembre. A partir de este momento, el punto del ocaso empieza a desplazarse hacia el norte, cruza de nuevo el punto del Oeste , en el Equinocio de Verano, y sigue  desplazandose hacia el  norte hasta llegar a su punto máximo el 21 de junio que es el  Solsticio de Verano.

La altura máxima del sol lleva un movimiento que es  paralelo al anterior , es máximo en el solsticio de verano y mínimo en el de invierno. La duración del día sigue también un ciclo similar , es la más larga en el Solsticio de Verano y la más corta en el Solsticio de Invierno con una duración igual del día y de la noche en los Equinocios.

La fiesta cristiana de la Navidad y la fiesta de Fin de Año, se asientan sobre otras fiestas mucho más antiguas y ancestrales alrededor del Solsticio de Invierno. Este es el momento en el que el dia es más corto, la noche más largas, el Sol está más  bajo, los días son más frios. A partir de este momento el mundo empezará a renacer: los días serán progresivamente más largos, la trayectoria del Sol se irá elevando y cuando lleguemos al próximo Equinicio vendrá la explosión de la nueva Primavera. Nuestro organismo, que está ahora en sus momentos más bajos, sufrirá un ciclo parecido acompañando al Sol y a la Tierra. La vida en general participa de este mismo ritmo estacional, y  parece dormir en estos meses frios  y de corta luz.

Una de las cosas más bellas de la vida es este ritmo estacional , este ritmo que es sin embargo  peremne. Celebremos en estos dias de Navidad y de Año Nuevo, este comienzo de un nuevo ciclo y extendamos nuestro amor y nuestra compasión a todos los seres sintientes que nos han de acompañar en este nuevo periodo ciclico y  peremne que ahora empieza.

Publicado en Naturaleza | Etiquetado , , | Deja un comentario

Elogio del fuego en la chimenea a finales de diciembre

En  estos dias de diciembre que marcan el final del otoño y el inicio del invierno, cuando la niebla se extiende al caer la tarde sobre el rio,  suelo encender algunos leños en mi chimenea.

El fuego en la madera me hace volver a sensaciones de elementos ancestrales: el calor, la luz de las llamas, el reverberar del rojo intenso de las brasas  cuando se mueve el aire, el humo subiendo hacia el tiro de la vieja chimenea.

El fuego es la luz, es el calor, es el color irisado de las llamas, es el olor del humo y de la madera quemada.

Sobre las brasas ardientes,  se cocinaba en el pasado los alimentos, y en esta época del año ,  alguna vez pongo castañas sobre ellas.  El olor de las castañas sobre el fuego se une  entonces a los olores del humo de la madera al arder.

En estas fechas  alrededor del solsticio de invierno , cuando los dias son más cortos, y la luz del sol es más tibia, el calor del fuego penetra en nosotros y parece darnos vida.

Conforme pasa la noche,  las brasas se van consumiendo, y en el frio despertar de la mañana, en la vieja chimenea solo quedan las cenizas grises. Esta conversión del tronco en ceniza a través del fuego, es una demostración de la transitoriedad, de la fugacidad de las cosas, del vacio sobre el que están constituidas. Esos bellos leños, que crujían hace solo unas horas , y nos daban el calor y la luz, al cabo de poco ya no son nada. Pero ese fuego y esa luz , como sucede con muchas  personas ya ausentes,  continúan  viviendo en nosotros.

Cuando avanzada la tarde, con la oscuridad y el frio de la noche cayendo sobre el pueblo , camino alguna vez por sus calles desiertas y    siento la pureza y el frio de este aire de la sierra en mi cara y en mi pecho.  Mezclado con este aire gélido y limpio, siento también el olor del humo de las chimeneas, de la madera ardiendo en las casas , entregando su calor a otros habitantes , de este pueblo que a estas horas , se me asemeja vacio y distante.  De vuelta a casa mi  chimenea encendida  vuelve de nuevo a recogerme,  y una sensación de sueño,  profundo e infantil, me embarga, y con el tiempo cae de mis manos al suelo el libro, que a estas horas de la tarde siempre leo,   y ese  ruido súbito  me hace de nuevo despertar y sentir de nuevo  el calor de las brasas  y de la gente que quiero  tan cercanas .

Fuego en mi chimenea en esta tardes de diciembre en el  solisticio de invierno.

Publicado en Naturaleza | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Elogio del horizonte de Eduardo Chillida en Gijón.

Hace casi un año que me acerqué a Gijón para ver la impresionante escultura de Eduardo Chillida  Elogio del Horizonte. Pero he tenido que volver a San Sebastian y  contemplar  de nuevo el Peine del viento para poder comprender el significado del Elogio del Horizonte. Decía Chillida que su obra es una unidad y Elogio del  horizonte, probablemente  forma una unidad con el Peine del  viento.

Chillida de niño , en las rocas de la esquina de la playa de Ondarreta, donde acudía los días de oleaje a contemplar el  mar, y donde después se erigiría el Peine del viento , empezaba a pensar sobre el significado del horizonte. ¿Que es lo que hay detrás de él ?.   Es  algo inalcanzable, pues conforme nos intentamos acercar ,  al mismo tiempo él  se retira. Hay una distancia siempre fija entre el lugar en el que el hombre  lo contempla y el lugar distante y curvo en el que la tierra esconde lo que hay más allá. A pesar de que lo vemos, es inexistente e inalcanzable.

En el Peine del viento , el horizonte convive con las rocas , con el oleaje, con las esculturas de acero que humanizan el lugar. En el Elogio del Horizonte, el lugar se ha desvestido en parte  y queda solo la tierra, el mar el cielo y la línea inalcanzable.  La enorme escultura de hormigón  intenta dimensionar a la escala del hombre su inabarcable grandeza.

Eduardo Chillida y su mujer recorieron la costa desde Bretaña y en todos los lugares en donde veían un posible emplazamiento para su obra había una edificación militar. Los militares observaban la posible llegada del enemigo en el horizonte desde estas localizaciones. La montaña de Santa Catalina en Gijón  en donde se levanta la enorme escultura de hormigón , es también una antigua posición militar .

La escultura es curva, buscando una simetría con el horizonte  que también lo es.

El hormigón de la escultura, construcción del hombre a partir de la arena, la piedra , y el cemento, humaniza el lugar y hace resonar el mar en el fondo del acantalido , sonido atávico que el hombre colocado en el centro de la escultura, puede escuchar. Desde allí se puede percibir el ritmo del mar , que para Chillida, era el mismo ritmo de la obra de Bach.

Elogio del horizonte,  Peine del viento: la tierra, el cielo, el hombre y el mar.

Elogio del horizonte



Publicado en Naturaleza | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El Peine del viento de Eduardo Chillida en San Sebastián

Durante años quise acudir a Chillida Leku, el Museo de Chillida, en el caserio de Zabalaga en Hernani, cerca de San Sebastían, y cuando lo he podido hacer,  Chillida Leku estaba ya cerrado.

He caminado hacia el final de la playa de Ondarreta en un día gris de intenso oleaje, para encontrarme de nuevo con el Peine del viento, uno de los más bellos conjuntos escultóricos de Eduardo Chillida, y uno de los que más me impresionan.  Chillida  percibía las cosas con  esa gran intuición que tan solo algunos excepcionales creadores han  logrado  aprehender, y luego    transformaba  esta intuición en materia y en espacio , creando    una nueva realidad a partir de aquello que había intuido.

Chillida había leido, por recomendación de Braque, el libro El zen en el arte del tiro con arco de Eugen Herrigel, un libro sobre la fuerza de la intuición en el budismo zen. Decía también Chillida que  cuando leyó a Lao-Tse tuvo la impresión de estar ante algo conocido o más allá de lo conocido.

El  Peine del viento creo que es esencia un canto a la unidad de las cosas: la tierra en los acantilados, el mar, el viento, la luz, el misterio del horizonte y el hombre. Un lugar de encuentro de todas las fuerzas telúricas y ancestrales en un punto de la cornisa cantábrica.

El Peine del viento se fue gestando  a lo largo de toda su vida. De niño ,  Chillida pasaba la tarde contemplando el mar en un agujero en aquél lugar al final de la playa de Ondarreta, del que solo se podía salir cuando bajaba la marea. También había buceado de niño en aquella zona y se había percatado de que las rocas que aparecían sobre el agua estaban unidas por debajo y que todas pertenecían a un mismo estrato. La primera idea  sobre el Peine del viento le vino a la cabeza en 1952, pero solo la materializó en 1977, tras madurarla durante veinticinco años.

El Peine del viento, forma también una unidad con el caserío de Zabalaga, donde el quiso que estuviera su museo, hoy cerrado. Descubrió que el rio que pasa por el caserio ,mágico y misterioso, desemboca precisamente en el mismo lugar en donde está el conjunto escultórico, al final de la playa.

En esta mañana de diciembre , el cielo estaba gris , soplaba viento del noroeste y el mar estaba encrispado y revuelto. Decenas de personas caminaban hacia la entrada de  la bahía  al inicio de Ondarreta y se quedaban contemplando el viento, las olas rompiendo , el acantilado, las nubes y el horizonte ,  y a través de las esculturas de acero de Eduardo Chillida quizás algunos podían  intuir con intensa emoción la profunda unidad de las cosas que en aquella esquina de la playa,  el Peine del viento nos desvelaba.

Las tres esculturas del Peine del viento

La escultura central

La escultura de la derecha enmarcando al fondo la escultura central

La escultura de la derecha

Publicado en Naturaleza | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Las insospechadas consecuencias sobre la naturaleza de nuestra alimentación

Nuestra alimentación es una de las formas más profundas de relacionarnos con el medio en el que vivimos.

Ingerimos los alimentos, los digerimos, los metabolizamos y los incorporamos a nuestro organismo como elementos constitutivos de nuestro  cuerpo y los utilizamos como fuente de  nuestra energía interna. Los antiguos médicos hipocráticos, a su vez, no distinguían entre alimentos y medicamentos, haciendo especial énfasis en la idea de que los alimentos eran capaces también de inducir modificaciones en nuestro organismo.Esta idea permanece en los tratados de Plinio y de Disocórides, que llegan hasta nuestro Renacimiento.

Nos hemos dado cuenta de lo que la toma de determinados alimentos puede ocasionar en nuestro organismo  enfermedades . Algunos tipos de alimentos que ingerimos son capaces de provocar a largo plazo , probablemente sobre la base de una predisposición genética, enfermedades crónicas como la arteriosclerosis.

Sabemos   también que la contaminación del medio , a través de la contaminación del agua y de los alimentos, puede terminar contaminandonos a nosotros mismos y producir también en nosotros enfermedades.Es el caso de la contaminación del agua por metales pesados que entran en la cadena trófica de los peces, y entran en nuestro organismo a través de la ingesta de los grandes peces: atunes o peces espada.

Muchos alimentos  pueden  también  transportar microorganismos capaces de provocar enfermedades .

En los últimos años hemos empezado a tener una nueva  perspectiva de las consecuencias de  nuestra alimentación: el tipo de alimentos que ingerimos puede tener serias consecuencias  en los recursos naturales y en su distribución.

En un terrorífico informe publicado por la FAO sobre la ganadería realizado en el año 2006, se nos detalla del efecto del crecimiento de la actividad ganadera, para la produción de carne y leche para alimentación,  sobre el planeta. Este efecto viene producido por la incorporación de países en desarrollo a la producción ganadera  industrial gestionada por grandes compañías. Este efecto parece que se está produciendo en varios frentes: el uso de la tierra; la deforestación en America Latina para producir campos de cultivo para alimentar el ganado; la contaminación del aire, en parte por el efecto de la deforestación y en parte por la emisión de gases por el ganado (metano, oxido nitroso y amonio) ; el efecto sobre el consumo de agua fundamentalmente para el riego del cereal producido para la alimentación del ganado; la propia contaminación del agua por el uso de pesticidas (para la producción  de grano), el uso masivo de antibióticos para el ganado, y el vertido de derivados del nitrógeno y del fósforo sobre el agua; y por fín , el efecto sobre la biodiversidad. El cambio en los hábitos alimenticios en los  en desarrollo a un tipo de alimentación centrada en la carne animal y en la leche, está por otro lado originando a su vez una epidemia de obesidad a nivel mundial. La obesidad es el primer paso hacia enfermedades más graves , la diabetes, la hipertensión o la arteriosclerosis coronaria y cerebral.

Cuando compramos una bandeja de filetes de pollo, de cerdo , media docena de huevos , o un “brick” de leche de vaca en el supermercado rara vez nos damos cuenta  de los fenómenos de producción industrial que se encuentran detrás y las consecuencias de la industrialización masiva de estos alimentos sobre el medio y en última instancia sobre nuestra salud.

Estamos dirigidos por un capitalismo desbordado y destructivo para el hombre y para el planeta , al que al parecer ya nadie puede enfrentarse.

¿Como cambiar todo esto? El primer paso para el cambio  es ser conscientes, conscientes de lo que supone la ingesta de carnes y sus derivados sobre el medio. El segundo es la acción individual, el limitar nuestra ingesta de carnes y de sus derivados . El  tercero es el paso de la acción individual a la  colectiva: ayudar a que los demás se hagan conscientes de este problema y ayudarles a cambiar su comportamiento, el poder de la Shanga.

Publicado en Medicina, Naturaleza | Etiquetado , , | Deja un comentario

Meditar hoy

Una de las preocupaciones del Dalai Lama ha sido la de  intentar aplicar las técnicas de la moderna neurociencia al estudio de los cambios cerebrales que se producen durante la meditación. Son muchos los hallazgos que han realizado los neurocientíficos  en los últimos años en este campo. Algunas de las conferencias auspiciadas por el Dalai Lama  sobre budismo y neurociencias que resumen  estos hallazgos  se encuentran disponibles en la web del Mind & Life Institute.

Uno de los primeros monjes budistas que se sometieron a los estudios de  los cambios en las ondas  electricas que aparecen en el cerebro durante la meditación fue Yonguey Mingur Rinpoché. En la experiencia realizada en el Laboratorio Waisman en Wisconsin en EEUU, las modificaciones que aparecían en los registros  eran de tal magnitud que los técnicos del laboratorio creyeron que los aparatos de registro se habían estropeado . Los neurocientíficos nunca habían observado  nada similar. Los resultados fueron publicados en una de las más prestigiosas revistas científicas.  No hace falta ser ningún experto para percatarse de los cambios inducidos por la meditación que se muestran en la figura 1 de este trabajo.

Desde los años 20 del pasado siglo  sabemos que algunos  cambios inducidos en el cerebro son capaces de provocar a su vez cambios en el resto del organismo a través de la activación en los sistemas de secreción hormonal y del sistema nervioso periférico.  No es pues de extrañar que en los últimos años se hayan intentado explorar ambos aspectsos durante la práctica de la meditación. Varios estudios muestran resultados  muy consistentes con la hipotesis de una activación  fisiológica y neuroendocrinológica durante la meditación  y no solo en los meditadores expertos que han utilizado las técnicas desde su niñez ,  como es el caso de Yonger Mingyur Rinpochésino, sino  también en los meditadores que han sido entrenados tan solo durante cinco días !!!.

Los posibles beneficios  de la meditación en diversos trastornos médicos y en el mantenimiento de la salud han sido objeto de un enorme interés en la investigación biomédica en los últimos veinte años.

Una de las enseñanzas más importantes de Yonger Mingyur Rinpoché, es la de la aparente simplicidad del concepto de meditación:

“Así que permitale confiarle un gran secreto”, nos dice , “Todo lo que usted experimenta cuando simplemente deja descansar su atención en cualquier cosa que pasa por su mente en determinado momento es meditación.”

Uno de los mayores problemas en aplicar muchas de las enseñanzas de la tradición budista a la sociedad occidental  , fundamentalmente las del budismo tibetano, es el de la complejidad de muchas de sus prácticas. De esta complejidad participan sin duda  las técnicas y entrenamientos en la práctica de la meditación. Sin embargo, cuando maestros budistas , como Yonguey Minguyr Rinpoché,  o como Tich Nhat Hanh,  nos conducen  a la raiz de la prácticas budistas,  incluida la meditación, llegan a convencernos de que la integración de los fundamentos de las doctrinas budistas en la vida diaria de las sociedades occidentales es totalmente posible.

Los resultados de los experimentos científicos nos indican que es posible observar cambios neurofisiológicos importantes tan solo después de 5 días de entrenamiento en técnicas de meditación:  no se necesitan largos entrenamientos de años para empezar a notar sus efectos. Por otro lado, las enseñanzas de Tich Nhat Hanh nos muestran que el aplicar las técnicas de mindfulness o  de atención plena a nuestra vida diaria , algo que Yonguey Minguyr Rinpoché conceptuaría sin duda como meditación, no es complicado. Yo creo  que la aplicación de técnicas sencillas de mindfulness,  puede ser  el camino para hacer penetrar la sabiduría y la espiritualidad acumulada por la tradición budista en nuestra maltrecha y sufrida   sociedad occidental.

Publicado en Budismo | Etiquetado , , | Deja un comentario

El libro “Las horas” de Josep Pla

Una de los mayores atractivos de La Granja  es el  contemplar el paso de la estaciones, que es mucho más marcado e intenso aquí que en otros sitios. Me gusta en cada  estación , después de pasear por el campo , por el pinar o por la parte alta del jardín, volver sobre el libro de Pla , y leer los capítulos que  corresponden a la estación que estoy sintiendo . No tiene quizás mucho que ver el Ampurdán con este lugar en la ladera norte de la Sierra de Guadarrama, pero el paso de las estaciones y las reflexiones de Pla alrededor de ellas, son en muchos aspectos perfectamente aplicables a este otro lugar.

Hay una primera edición de “Las horas” titulada “La huida del tiempo”, pero Josep Plá sigue recogiendo posteriormente  impresiones y reflexiones  sobre las estaciones que al final publica,  bajo el título de “Las horas”, en un volumen de cerca de 550 páginas. Yo conservo un ejemplar de los dos libros,  pero normalmente vuelvo sobre “Las horas” porqué me parece más completo.

“Mi actual sedentarismo”, escribe Pla en el prólogo de “Las horas”, me ha llevado a pensar y a describir el paso del año en lo que este paso tiene de más permanente e invariable, y de los papeles que de esta extraña ocupación han surgido,  ha nacido este libro”.

“Las horas” está lleno de un lirismo y de un sentimiento muy profundo de la naturaleza y de la vida, que Pla , llevado a veces por un incomprensible pudor de hombre duro, intenta disimular sin conseguirlo.

En el mismo prólogo de “Las horas” , Pla escribe esta frase esclarecedora: “Aunque la presión del paso del tiempo es dolorosa y a veces insoportable, soy partidario de no eludirla, porque mi experiencia me lleva a creer que solo quienes sienten ese dolor sordo -o agudo- aprovechan la vida, en el sentido más general del término, y aprovechan para tener alguna idea de sus maravillas”.

Muchos de los papeles de Josep Pla  que dan origen a este libro están escritos en los años cincuenta y sesenta cuando el Ampurdán , Cataluña y España, comenzaban a pasar de una sociedad rural, en la que Pla se encontraba muy a gusto en la casa de su pueblo, a otra sociedad invadida por el turismo y una creciente industrialización, que tendía a hacer desaparecer , a pasos agigantados, aquella otra sociedad , en la que él había nacido y crecido,  mucho más en contacto con la tierra y con la vida, y por ello también,  con la naturaleza y con el paso de las estaciones. Quizás ante este cambio y esta transformación acelerada, surgió  la idea de Pla de intentar inmortalizar lo que en el cambio de las estaciones pudiera  haber de permanente y que no es otra cosa que el retornar cíclico, el eterno retorno de los movimientos  del sol y de la luna en relación a la tierra, de los equinocios y de los solisticios, y de la vida de la naturaleza y de los hombres en torno a ellos.

Como Josep Pla en su casa del Ampurdán , a mí me gusta también, sabiendo como él que en muchas ocasiones es un ejercicio doloroso,  contemplar en La Granja el paso y la huida del tiempo, y al mismo tiempo comprobar su permanenecia  en el movimiento cíclico en  las estaciones.

En estos últimos dias de octubre en  La Granja, como hace varias decenas de años en el Ampurdan : “El aire es frio. Al atardecer,  se suspenden,   sobre la tierra los humos morosos del otoño, las lonchas perezosas de la neblina”

Publicado en Naturaleza | Etiquetado , , | Deja un comentario